El que calla, otorga

Francisco y Fidel CastroNo es posible el silencio. Somos católicos por convencimiento no por tradición. Convencidos que Dios es el que hace las obras y que esta es la casa de Cristo Jesús. No católico porque papa y mama nos bautizaron.
El Papa Francisco con sus actos y declaraciones, en mas de una oportunidad nos ha hecho sentir mal. Sus acercamientos, guiños y mimos a los comunistas cubanos son bofetadas que hemos recibido. No lo podemos ocultar, produce gran dolor expresarlo porque nunca hubiésemos querido hacerlo.
El Papa es Obispo de Roma, Vicario de Jesucristo, Sucesor del Príncipe de los Apóstoles, Sumo Pontífice de la Iglesia Universal, Patriarca de Occidente, Primado de Italia, Arzobispo y Metropolita de la provincia Romana, Soberano del Estado Vaticano, Siervo de los Siervos de Dios.
El más importante es el último, el de Siervo de los Siervos de Dios, que fue un título que fue acuñado por primera vez por el Papa San León Magno.
El Espíritu Santo lo asiste de manera muy especial para que no cometa errores cuando habla solemnemente como jefe de la Iglesia Universal. Es infalible en materia de Fe y Costumbres. Todo lo cual quiere decir que, por una gracia especial del Espíritu Santo, no puede enseñar doctrinas contrarias a la Doctrina de Cristo.
La Iglesia no es sólo una realidad espiritual, sino también, por estar compuesta por hombres, es una Sociedad visible. La Iglesia nace de la comunión del “Pueblo de Dios” con el “Obispo” que lo gobierna. Cada Iglesia Local (Diócesis) es una unidad completa, que responde a las finalidades apostólicas primitivas.
La Iglesia Universal, es gobernada colegialmente por los Obispos de las Iglesias Locales. Se reúnen en Concilios y Sínodos, pero siempre con el Papa a la cabeza, pues El desempeña un papel, predominante, como Pedro ante los Apóstoles.
Repitámoslo con la Iglesia: El Papa es infalible en lo doctrinal sólo y únicamente cuando habla como Papa, es decir, como Pastor y Doctor de la Iglesia. Tiene que ser en sentencia última e irrevocable en materia de fe o de costumbres.
El Papa puede equivocarse cuando habla de política, de medicina, de física, de economía, de historia, etc. En todo menos en asuntos religiosos. Incluso puede errar en asuntos religiosos, si habla de ellos en charlas de sobremesa, en un paseo con amigos, o discutiendo privadamente de religión. E incluso cuando habla como Fulano de Tal y expone sus propias teorías personales, aunque fuera en un libro de venta pública puede equivocarse.
El Papa puede caer en pecado mortal y aún ser hereje, pero, precisamente por lo que creemos en el dogma de infalibilidad, sabemos que nunca enseñará ex-cáthedra una herejía o error.
De hecho, en nada se opone a la infalibilidad pontificia, definida como dogma de nuestra fe católica, el que un Papa, considerado como una persona particular, pueda incurrir en la herejía, no sólo en el error.
El Papa Francisco sin dudas es político. Es recurrente en sus apariciones públicas y comentarios, expresar opiniones sobre la economía, la inmigración, las crisis de emigrantes, la corrupción institucional sistemática, el medio ambiente, y los conflictos armados. Enfatiza en estos temas con más vehemencia que los que le corresponden como Siervo de los Siervos de Dios.
El Papa Francisco se ha presentado como mediador en los conflictos internacionales. Orando por la paz con líderes de Israel y Palestina, y ayudando con el restablecimiento de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba. Sus mediaciones pasan por un filo de navajas.
Sus mimos a los hermanos Castro obviando el proceder de estos por más de 5 décadas es lacerante y contrario a la doctrina de la Iglesia. Produce nauseas ver a Jaime Cardenal, sus sonrisas y cara de tonto, no lo es, hechizado por el menor de los Castro. Actitudes que salvo excepciones contagian y arrastra al Clero cubano. Actitudes que contrastan con las que en la década del 60 asumieron los clérigos cubanos que contagiaron a miles de jóvenes a enfrentar el comunismo.
Cientos de aquellos bravos hombres murieron y miles pasaron los mejores años de sus vidas en las horribles prisiones castristas. Ahora se les da la espalda y tienen la traición como reconocimiento.
La Ley máxima de la República de Cuba, Constitución, redactada y aprobada bajo el castrismo, proclama el ateísmo. Un país creyente y mayormente católico antes de que los Castro asumieran el poder, en tres décadas, ha pasado a ser un país donde el sincretismo o santería es lo predominante. El cristianismo en mínimos y los católicos inexistentes.
Sin importar la realidad, tres Papas han visitado Cuba, lo que no tiene sentido cuando países católicos esperan una visita Papal.
La justificación es dudosa, se establece que es para alcanzar la reconciliación. Vale preguntar ¿Con quien?
La clave de la reconciliación es el arrepentimiento, sin arrepentimiento no hay perdón y si no hay perdón, definitivamente hay condenación. Nos preguntamos ¿Cómo hablar de reconciliación y olvido, cuando ni siquiera se pide perdón? Más bien, queda hablar de justicia, de justicia restaurativa.
No se conoce el arrepentimiento de un solo castro-comunista por sus crímenes. Menos los hermanos Castro, que justifican sus actos y reprimen con violencia a los que no se someten.
¿Puede existir perdón sin arrepentimiento? Menos entonces puede existir la reconciliación. Somos libres para pensar por cuenta propia. Pero, ¿tenemos el valor de hacerlo de verdad? ¿O estamos más bien acostumbrado a repetir lo que dicen los periódicos y revistas, la televisión, la radio, lo que leemos en Internet o lo aseverado por alguna persona, más o menos interesante, con la que nos cruzamos por la calle?
Hoy en día, en muchos países parece que ha desaparecido la autoridad que dicta los pensamientos. Lo que hallamos en realidad, es que aquella autoridad ha cambiado su modo de obrar: no se vale de la coerción sino tan sólo de una blanda persuasión. Se ha hecho invisible, anónima, y se disfraza de normalidad, sentido común u opinión pública. No se pide otra cosa que hacer lo que todos hacen.
Francisco esta mas interesado en la política que por el de ser Siervo de los Siervos de Dios. Los cubanos anticomunistas, creyentes, católicos apostólicos y romanos, que rechazamos el ateísmo y abrazamos la Fe en Jesús Cristo Nuestro Señor, no comulgamos con la política que Francisco predica.
Monsenor Alberto Martin VillaverdeNo olvidamos y permanecen en nuestros corazones las vibrantes palabras del Obispo de Matanzas Monseñor Alberto Martín Villaverde, en la clausura del Congreso Católico Cubano el 29 de noviembre de 1959:
“El pueblo de Cuba sabe que el pueblo que reniega de Dios y de la Virgen se suicida. Y por eso se ha reunido en este grandioso Congreso, para decirle al mundo que ya hemos escogido, que tenemos Padre, que tenemos Madre, que queremos amor, que queremos Patria; que no queremos a los que arrancando a Dios siembran la desunión y el odio, sino que queremos a Dios y con Dios ser hermanos, y con Dios la justicia y la Caridad para todos.
Caridad es amor, justicia es equilibrio. Caridad y justicia es la prosperidad de los pueblos. Pero caridad y justicia verdaderas. Y la caridad y justicia verdaderas es la caridad y justicia de Cristo. Por eso en la historia del mundo hemos visto que todas las otras soluciones que no se apoyen en Cristo declinan hacia extremos desastrosos. Y porque amamos a Cuba, no queremos para ella los extremos de desastres.
Queremos la justicia social pero cristiana, la que responde a la recta conciencia según Dios. El Catolicismo quiere justicia social pero cristiana, porque si quitamos cristiana, quitamos las leyes de Cristo, la enseñanza y la moral de Cristo, la luz de Cristo, la rectitud de conciencia que pide Cristo, y sin eso, toda justicia social pierde su base, se llena de injusticias y ella misma corre a su ruina”.
Amen.
Que Dios nos perdone.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en NUESTRA HISTORIA y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s