Se pierde una batalla, la guerra continúa

Obama y R CastroNo hay que perder tiempo en dar vueltas al palo como el perro para orinar, vamos al grano y sin rodeos.

Obama tiene una necesidad excesiva de admiración y afirmación, siente amor a la imagen de sí mismo y en consecuencia actúa. El narcisismo y su pasión por los Castro, están reflejadas en las medidas dictadas el 17 de diciembre, 2014, día de infamia y traición a la democracia.

Con los índices de aprobación en bajos históricos, acumulación de fracasos en todos los sectores y la paliza en las elecciones de medio término, no le queda espacio para más. Se precipitan las acciones, el legado deseado no es posible: restablecer relaciones con Cuba y levantar el embargo comercial. Lo primero es posible, lo segundo solo es el Congreso que esta en poder de los republicanos.

Ceder al chantaje de un país enemigo de los Estados Unidos se traducirá en envalentonar aún más a la dictadura cubana. Un premio a terroristas, la intromisión extranjera, la violación de los derechos humanos, un abrazo a los victimarios. Envía un mensaje de debilidad que se traducirá en más conflictos. La inseguridad para los ciudadanos estadounidenses en todo el mundo se multiplica.

La pasión de Obama y asesores por los intercambios es notoria, espías con Rusia en el 2010, el soldado desertor Beargdahl por cinco terroristas talibanes de Al Qaeda en mayo de 2014, Corea del Norte e Irán.

Las concesiones a los Castro tiene motivaciones y consecuencias. Los intereses económicos <grandes compañías y billonarios> que apoyaron con mucho dinero las campañas del 2008 y 2012 pasan facturas. La ideología extrema liberal en domino del partido demócrata exigen, las minorías demandan espacios. Asesores y estrategas demócratas conocen que la comunidad cubana esta dividida: llegados antes de 1990 y los llegados posterior <viejos y recién llegados>

Anteriores a 1990 son victimas, sufrieron represión, llegaron sin recursos y pertenencias. Se abrieron espacio con trabajo y superación, constituyen una comunidad exitosa económica y políticamente, se identifican con el conservadurismo.

Los nuevos crecieron bajo la tiranía castrista, mayormente hijos o nietos de simpatizantes del régimen, emigran por motivaciones económicas no políticas. Los viejos son votantes, los nuevos se incorporan progresivamente. Los viejos se identifican con republicanos, votan en bloque. Los nuevos se inclinan a los demócratas.

En los inicios del exilio, políticos demócratas floridanos, muy diferentes a los actuales, apoyaron la causa de la libertad de Cuba, los exiliados correspondieron a Dante Fascell, Claude Pepper, Lawton Chiles y Bob Graham. A nivel nacional el permanente flip flop del liderazgo demócrata en relación a Cuba y el giro a la izquierda del partido demócrata, determinaron el divorcio.

El exilio no olvida las traiciones a la Brigada 2506 en Bahía de Cochinos en 1991 y en la Crisis de los Misiles en 1992, por el presidente Kennedy, que frustraron las esperanzas del regreso. El caso de Elían Gonzalez en el 2000, fue la tapa al pomo.

Un factor aprovechado es la falta de liderazgo de los legisladores cubano americanos en tomar acción en la Ley de Ajuste Cubano o Cuban Act. De haber respaldado al congresista David Rivera que en 2000 propuso modificarla, otro gallo cantaría.

Ley utilizada por la administración para “resolver” el chantaje migratorio de Castro. Desde 1994 a la fecha 390,000 cubanos han emigrado mal utilizándola. El 90% son emigrantes económicos, quinta columna en el exilio y proveedores de remesas que han evitado el colapso de la tiranía. La mayoría votan demócrata y apoyan cambios en las relaciones con Cuba.

La reacción del exilio es la adecuada, conocen el sistema, en consecuencias adoptaran las acciones correspondientes. Los exiliados desean el fin del embargo económico más que los emigrantes económicos, los hechos lo corroboran. Décadas de sacrificios y esfuerzos para que Cuba regrese a la democracia.

El la ley Helms Burton de 1996 están codificadas las condiciones básicas que los exiliados consideran deben cumplirse para el levantamiento del embargo comercial: libertad de los presos políticos, cese de la represión, libertad de expresión, prensa libre, pluripartidismo, elecciones libres, sindicatos libres, respeto a los derechos de todos los ciudadanos ¿Son malos deseos? ¿Quiénes se oponen?

El exilio quiere para los en la isla lo mismo que disfrutan los ciudadanos de las naciones libres del mundo, las que disfrutan los emigrantes económicos cubanos en el exterior. Obama y los que apoyan las medidas quieren que los cubanos continúen como hasta hoy: Seres humanos sin derechos.

Las medidas son una bofetada a los cubanos que sufren la feroz tiranía, una condena al continuismo, apoyo a la represión. Una infamia como la de 1962 por el pacto Kennedy-Jrushov.

Dar sin nada cambio es negar al cubano en la isla sus derechos, a la libre expresión, a elegir a sus gobernantes, estudiar lo que deseen, a sindicatos libres, fin a la discriminación por ideologías. Acontinuar sin acceso a viviendas, a medicinas y asistencia médica de primer nivel; que las empresas continúen en manos de militares y familiares de comunistas. Al apartheid que les niega el acceso a hoteles, playas y restaurantes.

¿Quiénes se benefician de las medidas?

La tiranía de los Castro que recibe un espaldarazo a cambio de nada. Los grandes intereses que establecen nexos con la tiranía en “negocios” que controlan los Castro. Conocen que no habrá pago, la deuda continuará aumentando, las perdidas al Income Tax Return, para que el contribuyente estadounidense las pague.

Los tour operadores e instalaciones hoteleras se benefician con turistas norteamericanos que promedian un gasto tres veces superior al canadiense y el europeo. El sector privado controlado por el estado, continuara con el turista barato. La prostitucion, drogas y sexo con menores., se incrementa.

La oposición que enfrenta la tiranía, sufre represión, golpes y prisión, rechaza las medidas, consideran han sido traicionados. Apoyan los que nunca han tirado un hollejo, los que viven de las remesas y los emigrantes que las envían. Algún que otro disidente dependiente de grupos de intereses económicos.

A los que creen en cuentos de hadas un mensaje: la historia demuestra que los opositores a la tiranía no han estado equivocados nunca, hoy tampoco. Negar que las medidas no produzca dolor, es imposible. La lucha por la libertad y democracia continua con mayor determinación. Se pierde una batalla, la guerra continúa.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EXILIO y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s