Entre el clavel y la rosa

Es difícil para quienes juegan a ser políticamente correctos comentar. Como nos importa un huevo y el otro ser correctos políticamente, expresamos las opiniones con independencia y responsabilidad. No experimentamos temor abordar el tabú de la discriminación racial y el racismo.

Ferguson MOLa discriminación es el trato diferenciado, excluyente o restrictivo basado en el origen étnico-cultural; el racismo es la defensa del sentido racial de un grupo étnico, especialmente cuando convive con otro u otros. La línea que demarca un trato diferente es mental o cultural, y la interpretación de hechos esta marcado por el material inoculado en el cerebro.

Hurgando en el baúl de los recuerdos descubro a los amigos del barrio, los compañeros de la escuela. Mis buenos amigos Tengue, Ada, Arturo, Ásela, el Niño, Pelusa, Lourdes, Luisito el de María, Noelia, Carito, Juanita la de Manuela, Estrella la de Agustín el vendedor de pollos y huevos, Tinito el de Eugenio, maquinista del ferrocarril. Juntos compartimos juegos, asistimos a la misma escuela pública y la superior. Con los años y responsabilidades, tomamos diferentes caminos.

Tengue es mecánico automotriz, Ada enfermera de Instensive Care, Noelia contadora, Pelusa albañil, Luisito médico, Lourdes empresaria en España, Carito vive en Miami, Estrella falleció, Tinito se fue en una lancha, el Niño de Villa vive en New York. Con Arturo y Noelia compartimos una estrecha relación, hasta el último día en Cuba, mis buenos amigos. Ellos viven “allá” y mantenemos la comunicación de siempre.

Mis amigos, tenían algo en común que es imprescindible señalar, eran negros. El color de la piel no les limito nunca para nada, unos mas y otros menos estudiaron. Todos cultivaron el respeto y la amistad, como antes lo hicieron sus familias.

Cuando se leen tantas sandeces sobre discriminación, de inmediato viene Tengue como un referente, con simpatía se burlaba del llamado “rutero”. Para imitar al personaje metía el bajo del pantalón en las medias, sacaba la camisa fuera del cinturón y se ponía en la cabeza un gorrito o quepi de papel. No faltaba el llavero largo al frente, la goma de borrar amarrada a un hilo que llevaba a la escuela la usaba para representarlo. Transformado en “rutero”, repetía vocablos conocidos pero que no pronunciábamos: aseré, que bola, monina y otros.

Reíamos de sus ocurrencias, Tengue se ponía serio y decía “primero muerto que desprestigiado, no se equivoquen que de rutero nada”. Era su manifestación en contra de la vulgaridad y la mala educación, comprensible por que de “casta le venia el galgo”, familia de pocos recursos, decente y educada. El referente del “rutero” era Benny More, sus excentricidades, forma de vestir y comportamiento social, era el criticado por Tengue.

La casa de Estrella tenia el piso de tierra, pero coñoooo que limpia e inmaculada; la tinaja con la piedra destilar brindaba el agua fresca y limpia para calmar la sed de los juegos. Las camas tendidas de tal forma que un centavo saltaba. Pelusa era el cuarto bate del equipo de pelota, Arturo el picher de las curvas y buena velocidad. Noelia la amiga que nos cuidaba, Ásela risueña y un carácter especial, todos amigos excepcionales.

Para el Día de la Madre y del Padre, confeccionábamos regalos en la escuela, compartíamos seguetas, el plywood y pinturas; en Navidad ayudábamos a nuestros padres a decorar las casas y las calles, compartíamos en familia.

Vivíamos mezclados, apenas una pared nos separaba, las puertas abiertas con el ganchito que se quitaba, desde la puerta llamábamos y siempre la invitación a entrar. En mi pueblo NO existían guetos, se compartían calles, parques, aceras, escuelas, comercios, guaguas, trenes, todoooooooooo.

¿Existía el racismo? No lo se, nunca escuche la palabra, en verdad fue desconocida hasta que llego la porquería del comunismo azuzando a negros contra blancos. La historia que recuerdo es bien distinta, en política tuvimos negros presidente, senadores, representantes y constitucionalistas. En mi pueblo había negros médicos, dentistas, abogados, jueces, maestros, catedráticos, empresarios, sastres, obreros, lideres comunitarios, sindicales, de todo.

Posterior a 1959 es que en Cuba se escucha de racismo y discriminación, los comunistas promocionan la división y el enfrentamiento. Divide y vencerás es el objetivo. En la sociedad existen personas frustradas e incapaces que constituyen el caldo de cultivo de quienes buscan la división y el enfrentamiento. Tierra abonada de los comunistas.

En Estados Unidos la esclavitud se prohíbe en 1865, luego de la Guerra de Secesión, mediante la Decimotercera Enmienda. Aun habiéndose eliminado el racismo, se siguió practicando la segregación durante casi un siglo, pero, como resultado del Movimiento por los derechos civiles se promulga en 1964 la Ley de Derechos Civiles, que prohíbe la aplicación desigual de los requisitos de registro de votantes y la segregación racial en las escuelas, en el lugar de trabajo y en las instalaciones que sirvieran al público en general, un año después, en 1965, la Ley de derecho al voto.

Los cubanos que llegaron al exilio en los primeros años, entre ellos Ada y Tinito, conocieron una realidad que les pegaba fuerte al no conocer nada parecido. El paso del tiempo fue superando la brecha y la herida sanó, así lo describen. Tinito que vive retirado en el barrio de Westchester en Miami, con una sonrisa en labios, define la experiencia a su llegada “me vi metido en un problema que ni me iba ni venia”.

Black Panther Ferguson MOLa semana pasada nos reunimos en casa de Tinito amigos del barrio, usualmente lo hacemos, estaba Ada. Sentados en la terraza tomamos una taza de café cubano y conversamos, tema inevitable los acontecimientos de Ferguson, Missouri. Sin ocultar la preocupación, decían “las cosas se están poniendo mal por que el racismo resucita en el país de la mano de quienes tienen la obligación de evitarlo”.

Preocupados, repiten entre sorbos de café “esta porquería no nos va”, “no hay que dar nada al negro por ser negro, solo que se cumpla la ley. Este es un país de leyes y oportunidades, nosotros somos prueba de ello, entonces para que tantas apendejadas” Que forma más sencilla de reclamar derechos. Cuanto necesitan los negros americanos escuchar las opiniones de Ada y Tinito, negros cubanos libres de complejos y mierdas.

El tema es recurrente, comprensible por que son negros y han criado una familia en Estados Unidos. Se definen como norteamericanos, rechazan lo de afro americanos, se consideran iguales a cualquier otro estadounidense, ni más ni menos. Al escucharlos siento orgullo, son mis amigos, del barrio, de la escuela, de los juegos, de ayer, hoy y mañana. Se los expreso y me dicen en el leguaje cubano “no jodas”

Al final lanzan una invitación que permita Dios llegue a todos los afro americanos “si quieren conocer discriminación y segregación que vivan en un país comunista, solo viven los comunistas, los demás se joden”

Parafraseando a Quevedo “Entre el clavel y la rosa, su majestad escoja”

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin pelos en la lengua y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Entre el clavel y la rosa

  1. Antonio Gonzalez dijo:

    ¡Formidable! La discriminación es para los que se sienten inferiores a los demás. Los cubanos somos ejemplos, salimos de Cuba sin un centavo y hemos salido adelante, unos con más y otros con menos, pero adelante. Sin ayudas, con corazón y esfuerzos.

  2. Pedro Delgado dijo:

    Que verdad tan grande, soy negro cubano, nacido a finales de los 30 y doy fe de que lo que se escribe es cierto. Ahora es cuando hay discriminación en Cuba. Aquí, desgraciadamente, los de mi raza, con el presidente como líder, desatan la pasión del racismo. Que Dios proteja esta gran nación y ilumine las mentes para que el racismo salga de ellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s