Perros hueveros aunque les quemen el hocico

margallo en cubaJosé Manuel García-Margallo, flamante ministro de Relaciones Exteriores del reino de España, viaja a Cuba en visita oficial, Mariano Rajoy, como sus antecesores tiende la mano a quienes les dan patadas por el trasero.

¿Son masoquistas los españoles? Sin dudas, también, esclavistas y envidiosos. A continuación un resumen de hechos que confirman la afirmación, no especulaciones o criterios baladíes.

La noche del 20 de enero de 1960, en comparecencia televisiva Fidel Castro acuso al gobierno de España y a su embajador, de ayudar a movimientos contrarrevolucionarios y a sacerdotes católicos a montar imprentas clandestinas.

Juan Pablo de Lojendio, que estaba viendo el programa desde su domicilio en la embajada. Arrebatado por el amor patrio herido por las acusaciones, marchó inmediatamente hacia los estudios de televisión e interrumpió la arenga televisiva de Fidel Castro y exigió, gallardo, su turno para rebatir las acusaciones .

Lojendio y CastroFue rodeado rápidamente por los guardaespaldas de Fidel Castro, mientras seguía discutiendo acaloradamente con el jefe del gobierno cubano. Castro exclamó, fuera de sí: “¡Me va a hablar de democracia el embajador de la mayor dictadura de Europa! Entonces quitaron la imagen, pero no el sonido, se escucharon innumerables insultos. Lojendio fue expulsado del país, el gobierno de Franco nunca respondió.

El gobierno cubano expropio las propiedades de 3,151 españoles radicados en la isla, sin pagar compensación alguna. No hubo respuesta a la arbitraria acción.

Felipe González, secretario del PSOE, viajó en junio de 1976 a Cuba, y repitió, como presidente del Gobierno, en 1986. En esta última pacto el pago de las expropiaciones a cambio de chatarras e inodoros sanitarios, el conocido bater.

El presidente Adolfo Suárez visito la isla, en septiembre de 1979, piropeada generosamente desde el tendido cubano, fue seguida por una invitación oficial a Castro para viajar a Madrid. Suarez y Castro HabanaPaulatinamente, el entendimiento entre los Gobiernos alcanzó, a pesar de diferencias ideológicas y los conflictos pendientes, sus mejores momentos. España, incrementó las exportaciones y se convirtió también en el principal acreedor occidental.

El intento de secuestrar en Madrid, en 1985, al entonces viceministro cubano Manuel Sánchez Pérez, -pidió refugio político- por funcionarios de la Embajada cubana, las declaraciones de Castro sobre el V Centenario, los apremios españoles sobre la situación de los derechos humanos en Cuba, entre otras fricciones, enconaron las relaciones. El deterioro nunca llegó, sin embargo, al extremo conseguido por Lojendio en 1960.

El 26 de abril, 2003, el dirigente cubano afirmó que en Cuba no hay «ejecuciones extrajudiciales ni tortura» y mencionó directamente al ex presidente español, Felipe González, por los asesinatos cometidos durante su Gobierno por los GAL contra varios etarras. También criticó a José María Aznar por aconsejar al presidente estadounidense respecto a la guerra de Yugoslavia , que la hiciera «completamente para ganar».

Castro en comparecencia en la televisión y la radio nacional rechazo los señalamientos por los fusilamientos y severas condenas a las que fueron sentenciados 75 disidentes. Castro dijo que en la isla no ha sucedido como en Europa con las Brigadas Rojas o ETA. A continuación expreso: «Felipe González, que tanto nos ha atacado en estos días, era el jefe del Gobierno español cuando decenas de etarras fueron ejecutados extrajudicialmente. Felipe Gonzalez y Castro HabanaDecir que no conocía nada era una declaración de tonto o cínica».

El 12 de junio del 2003, relajado, sarcástico, gesticulante frente de cientos de miles de personas, Fidel Castro estimuló tácitamente al gobierno de España a romper relaciones diplomáticas con Cuba. Nada sucedió.

La Habana disparó metralla de propaganda en respuesta a las sanciones diplomáticas de la Unión Europea (UE) contra la isla. La descarga de fusilería se concentro contra los gobiernos de España e Italia. Castro se refirió al presidente José María Aznar como “el führercito del bigotico”, lo cual reitero en múltiples ocasiones. Sin respuestas.

Castro se burló de su corta estatura y de su bigote. En la escalada verbal, el líder cubano terminó elogiando a Francisco Franco. “Aznar, es fascista, como Franco. Pero aquél se inclinó ante la potencia hegemónica. Este fue más astuto: maniobró, evitó involucrarse y mantuvo un asombroso nivel de tenacidad en las relaciones con Cuba, aguantó las presiones de los yanquis. Era un fascista que tenía sentido nacional, sentido de la dignidad y talento; no se dejó arrastrar por Mussolini”, expreso Castro.

El gobierno de Rodríguez Zapatero opto por un papel mas activo en el proceso de apertura política tras la retirada definitiva de Fidel Castro en 2008, impulsando un giro en la política europea hacia la isla mantenida desde 1996 a través de la llamada Posición Común establecida por la UE. Giro que finalmente no logro fuese aprobado por el resto de los socios europeos.

José Luís Rodríguez Zapatero, en declaraciones publicas exigió al régimen de Raúl Castro “la libertad a los presos de conciencia y respeto a los derechos humanos”. A la muerte del disidente cubano Orlando Zapata Tamayo” que falleció en una huelga de hambre de 83 días, declaro que lo lamentaba profundamente, envió un mensaje personal de condolencias a los familiares y amigos.

Al inaugurar una reunión de presidentes de comisiones de Asuntos Exteriores de los países de la Unión Europea (UE), Rodríguez Zapatero expreso: “Podemos suponer el sufrimiento de los presos políticos cubanos y desde aquí debemos exigir al régimen cubano que devuelva la libertad a los presos de conciencia y respete los derechos humanos”, agrego “La Unión Europea debe estar a la vanguardia de la defensa de los derechos humanos”.

A la muerte del disidente cubano Wilman Villar tras 53 días en huelga de hambre, España condeno y pidió explicaciones. En respuesta Castro expreso: “Rajoy y Aznar forman parte de la derecha fascista”

Mariano Rajoy no escapo a los insultos de Castro, en uno de sus reflexiones escribió: “No ignoramos que ahora en España gobiernan los admiradores de Franco” , añade “Mariano Rajoy, al igual que el ex jefe de Gobierno José María Aznar, forma parte de la derecha fascista y son servidores de EE.UU.”

En su opinión, “es bueno señalarlo con toda claridad y franqueza, el Gobierno español y la destartalada Unión Europea, sumida en una profunda crisis económica, deben saber a qué atenerse”, continuo, “Produce lástima leer en agencias de noticias las declaraciones de ambas cuando utilizan sus descaradas mentiras para atacar a Cuba. Ocúpense primero de salvar el euro si pueden, resuelvan el desempleo crónico que en número creciente padecen los jóvenes, y respondan a los indignados sobre los cuales la Policía arremete y golpea constantemente”, concluyo Castro, que habla de España como “el país con más desempleo de Europa”.

Pese a los insultos y provocaciones, el gestor de la política exterior del gobierno español García-Margallo viaja a Cuba, declara a la radio Onda Cero: “Cuando las circunstancias cambian, es obvio que hay que cambiar las relaciones, España tiene que estar presente (en Cuba) para ayudarle a labrar su futuro”, termino “La relación bilateral es muy fluida”.

No existe un consenso acerca de cuáles son las «circunstancias». Los círculos críticos en España reconocen que la excarcelación y salida de la isla de destacados disidentes le ha beneficiado la imagen de la tiranía, más allá de entender que poco más ha cambiado en materia de libertades. Sitúan el punto de inflexión de las actuales relaciones en la liberación de Ángel Carromero, «sin contrapartidas políticas»; así como la liberación del periodista Martín Ferraté.

Parte de las contrapartidas pendientes son el cambio con respecto a la Posición Común y el espaldarazo con la visita de García Margallo.

Propio de la Posición Común ha sido que los mandatarios europeos de visita en La Habana tuvieran un encuentro o un gesto hacia la disidencia cubana, amén de algún guiño en los discursos hacia la defensa de la democracia y los derechos humanos. En la agenda de Margallo no existe ningún encuentro previsto con la oposición, solo un discurso en la Universidad de La Habana. Hablará a los estudiantes sobre la Transición.

Margallo resume la visita en declaraciones en Onda Cero, “España tiene que estar presente en Cuba si quiere ayudar a Cuba a labrar su futuro». ¿Futuro? España es el tercer socio comercial de Cuba y el año 2013 marcó un nuevo récord histórico de exportaciones, con 798 millones y un saldo comercial claramente favorable a España. Además es el primer inversor europeo en Cuba y uno de los primeros inversores mundiales. En resumen dinero y conquista.

Como buenos perros son fieles al proverbio “perro huevero aunque le quemen el hocico”. Apostamos por que en una Cuba post Castro no van a comer huevos, pero si les vamos a dar patadas por el trasero y los huevos. No tenemos amnesia, no olvidamos los turistas sexuales, ni los explotadores con ínfulas de conquistadores. Seguro que conocerán el enojo y dignidad de los cubanos. ¡La madre patria al mismísimo carajo!

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en IBEROAMERICA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s