De 1933 a Hoy, ..II Parte 1952 -1959

El 10 de marzo de 1952 militares encabezados por el general Fulgencio Batista derrocan al gobierno constitucional del presidente Carlos Prío Socarras, a cuatro meses de la celebración de las elecciones generales.

Los militares justifican la acción como la única manera de terminar con el caos y la corrupción existente, se comprometen a respetar la Constitución de 1940 y convocar en un plazo de un año a elecciones generales.

El golpe militar fue recibido por los cubanos con apatía, de forma general lo rechazo por considerarlo exagerado y sin lugar.

El 1950 Eduardo Chibas líder del Partido Revolucionario Cubano Ortodoxo, acuso al ministro de Educación Aureliano Sánchez Arango del robo de grandes sumas de dinero, las presiones al no obtener pruebas de las acusaciones le golpean y el 5 de agosto de 1951 acosado se dispara durante su programa semanal de radio. Muere tras once días internado en el hospital Médico Quirúrgico de la Habana por complicaciones posteriores en la herida.

Su muerte fue polémica como su propia vida, para algunos el disparo en la región de la ingle tenía el objetivo de llamar la atención y no el suicidio.

Tras la muerte de Chibas asume la dirección del partido Roberto Agramonte, que para conocedores dejo un mal sabor y frustración en el ala más radical del partido. Aunque José Pardo Llada integra la dirección algunos consideran que la misma era insuficiente a sus aspiraciones.

Un año después Fidel Castro organiza un grupo integrado en su mayoría por elementos radicales del Partido Ortodoxo y el 26 de julio de 1953, atacan el Cuartel Militar Guillermón Moncada en la ciudad de Santiago de Cuba.

Archivos desclasificados publicados del Departamento de Estado USA e informaciones publicas, coinciden en que familiares de Mirtha Díaz Balart , esposa de Castro, se entrevistaron tras el golpe con el Cardenal Manuel Arteaga Betancourt, para solicitar que la Iglesia Católica Cubana interviniera para garantizar la vida del líder del ataque al cuartel militar. Es a partir de esta solicitud que la iglesia Católica por medio del Arzobispo de Santiago de Cuba Mons. Pérez Serante actúa de garante y propicia la rendición incondicional de Fidel Castro a las autoridades.

El 30 de julio 1953, la Embajada de USA en la Habana envía al Departamento de Estado el Documento F780011-0229 Despacho N191, en el mismo se lee: “el ataque fue dirigido por Fidel Castro, un líder ortodoxo bien conocido como un estudiante universitario-gangster que ha sido responsable por la muerte de cuatro personas”.

Fidel Castro fué condenado a 15 años de prisión, de los que sólo cumplió dos en la isla de Pinos,  merced a un indulto que le puso en libertad en 1955. Acción criticada entre otros por Rafael Díaz Balart, un antiguo amigo y hermano de la esposa de Castro.

En carta que dirigió al presidente Batista, Díaz Balart advierte de las posibles consecuencias del indulto otorgado y pide desestimarlo atendiendo a las características y personalidad de Fidel Castro.

 El escritor Vicente Echarry publica en “Diario de Cuba”, 14 de mayo 2012, un trabajo del que tomamos partes por considerar contribuyen a conocer hechos, antes y después, del golpe militar del 10 de marzo de 1952.

“…El epígrafe que encabeza la sección de este diario donde han ido apareciendo artículos acerca de Fulgencio Batista y su época —”60 años sin democracia”— ya es de suyo tendencioso, pues obliga a aceptar que el 10 de marzo de 1952 se quebró en Cuba el proceso democrático para inaugurar una época que, sin solución de continuidad, llega hasta la fecha. Esa premisa falsa -puesto que no puede sostenerse en los hechos – sirve para reafirmar un lugar común del análisis sobre la historia contemporánea de Cuba: que el régimen castrista es una consecuencia necesaria de la situación política que le antecedió, lo cual de paso responsabiliza a Batista del colapso de la república y de todo lo que vino después.”

“Sin ánimo de disculpar a nadie —todos los protagonistas de la historia tienen su cuota de responsabilidad—, el golpe de Estado del 10 de marzo, que interrumpió el orden constitucional, no significó un quiebre dramático de la democracia cubana, si por democracia entendemos no sólo un sistema electoral, sino también un repertorio de derechos y libertades. El golpe de Estado usurpó las funciones ejecutivas y legislativas al inaugurar un gobierno de facto, pero dejó intacto el poder judicial, que en Cuba gozaba de gran prestigio e independencia, y no afectó, salvo por cortos períodos de censura, la libertad de prensa, ni la libertad de reunión y asociación, ni disolvió los partidos políticos que siguieron existiendo como entidades autónomas, ni lesionó, desde luego, los derechos económicos de la ciudadanía”.

Echarry Continua, “…el golpe fue recibido por la opinión pública sin mayor oposición, al extremo de que algunos brotes de resistencia (como el que intentó organizar Rolando Masferrer en la Universidad de La Habana) no encontraron respaldo, al menos en ese momento”.

“…pero fueron más las personas que miraron con alivio que un nuevo orden viniera a ponerle fin a la inseguridad pública que se había vivido bajo los gobiernos “auténticos” y a la impunidad que en ellos llegó a disfrutar el gangsterismo y la corrupción. La banca, así como las empresas agrícolas, industriales y mercantiles, le dieron un voto de confianza a Batista por creer que se inauguraba un régimen que traería consigo la estabilidad que el medro siempre necesita”.

“Así comienza lo que podría llamarse la “dictadura” de Fulgencio Batista, un período que se extiende hasta las elecciones del 1 de noviembre de 1954 o, si se quiere, hasta la toma de posesión del nuevo gobierno el 24 de febrero de 1955, cuando el Congreso, que había sido disuelto el 10 de marzo, reanuda sus funciones y, en consecuencia, deja de existir el Consejo Consultivo (que había fungido como una suerte de poder legislativo desde abril de 1952), del mismo modo que quedan sin efecto los Estatutos Constitucionales para que la Constitución de 1940 vuelva a entrar en vigor”.

“Tampoco a estas elecciones de 1954 Batista concurrió sin oposición. Aunque el Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo) y el Partido Socialista Popular (comunista) no participaron de la consulta pública y se dedicaron más bien a boicotearla, y otros partidos tradicionales —como el Liberal— integraban la coalición gubernamental, el Partido Revolucionario Cubano (Auténtico), que era todavía inmensamente popular, sí concurrió, llevando como candidato presidencial al ex presidente Ramón Grau San Martín. Éste, aduciendo falta de confianza en la limpieza de las elecciones, fue al retraimiento dos días antes de celebrarse éstas, sin tiempo para que su nombre y el de su partido no aparecieran en las boletas y, en consecuencia, muchos candidatos del autenticismo salieron electos en distintas instancias del gobierno y la mayoría..”

… “Pese a la renuencia de la extrema izquierda, representada sobre todo por los ortodoxos, de reconocer la legitimidad del gobierno que se instauraba, algunos de sus líderes y portavoces más destacados (Pardo Llada, Manuel Bisbe, Aramís Taboada) entre otras personalidades firmaron una carta abierta al gobierno, el mismo día de su inauguración, en la que pedían la excarcelación de los presos políticos que, en ese momento, casi se limitaban a los asaltantes del cuartel Moncada. Este documento (que también incluía entre sus signatarios a Cosme de la Torriente y a Jorge Mañach) venía a ser un reconocimiento tácito de la legitimidad que estos mismos señores le negaban al régimen. Fue ese congreso el que promulgó el indulto de Castro y su cuadrilla en mayo de 1955, indulto que Batista no tardó en ratificar”.

“…Los revolucionarios —tanto de la vertiente castrista, como de la ortodoxa, de los auténticos financiados por el ex presidente Carlos Prío desde el exilio, como de los radicales de la Federación Estudiantil Universitaria, a los que lideraba ese exaltado que fue José Antonio Echevarria— se propusieron derribar al gobierno por la fuerza. El resultado fue una guerra civil en que el régimen cayó en la trampa que le tendieron los revolucionarios: la de responder al terror con el terror. En reacción a los sabotajes y acciones subversivas (llevadas a cabo sobre todo por el Movimiento 26 de julio, luego del desembarco de Castro en Oriente), Batista le dio rienda suelta a sus matones que, como siempre ocurre, ayudarían a robustecer el fervor revolucionario, a aumentar la sensación de inestabilidad y a desacreditar totalmente a un gobierno que, por otra parte, podía exhibir una larga lista de méritos.”

Enfatiza… “, es una fabricación llamarle al gobierno de Batista, incluso en su última etapa, una tiranía. De haberlo sido, Fidel Castro nunca habría llegado al poder ni el foco revolucionario habría prosperado con tanta facilidad. Las tiranías, como hemos visto muy bien después, operan de otra manera y tienen mucha mayor eficacia en la erradicación de sus enemigos. Tampoco podría catalogarse con toda propiedad de “dictadura” a partir de 1955, cuando el régimen usurpador del 10 de marzo del 52 se aviene a un marco constitucional, aunque la consulta pública a través de la cual reingresamos en la democracia estuviera marcada de irregularidades. Creo que los cubanos vivimos ese último período de Batista (1955-1959) en una democracia precaria, afectada por la corrupción y la violencia”. Hasta aqui lo escrito por Vicente Echarry.

La toma del poder por los “revolucionarios” lidereados por Fidel Castro determino el inmediato rompimiento con los mínimos democráticos existentes, las promesas incumplidas y el establecimiento de la represión como norma y el terror como vía política, establecieron bases para una férrea tiranía que llega a nuestros dias.

Continúa…

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en NUESTRA HISTORIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s