La “Gran estafa cubana”

En 1945 el escritor George Orwell escribe “La Rebelión en la Granja”, una sátira al sistema comunista, en 1952 Eudocio Rabines escribió “La Gran Estafa”, en 1957 Miroslav Djilas escribe “La Nueva Clase” relato de lo que acontece con la llegada de los comunistas al poder y a finales de 1970, Alexander Solzhenittsyn da a conocer la obra “Archipiélago GULAG”, descripción sin ficciones de la realidad experimentada en los campos de concentración de la antigua URSS.

La lectura de las tres primeras obras no estuvieron limitadas a los cubanos antes de 1959, pese a tan maravillosa fuente de información se prefirieron los cantos de sirenas que comenzaron a  tocarse con el asalto al poder por los castro comunistas.

Los cubanos son inteligentes, con chispa y derrochan creatividad, destacan en todos los ámbitos de la sociedad menos en la política y la carencia de esta madurez destruye los logros alcanzados por las virtudes, algo así como que se hacen cosas extrañas en el plato donde se come.

Por 53 años los castro-comunistas  han “vendido” ilusiones y mas ilusiones, a la vez que culpan de sus fracasos al imperio y a otros, expresión en la que entra de todo, en fin “grita antes de que otros les griten”.

La acumulación de fracasos tras fracasos sin nada positivo que descuente, han transformado a la nación mas prospera de ibeoramerica en una de las más atrasadas, no existe economía, las ilusiones han muerto y 12 millones de seres están sumidos en la mas absurda carestía y atrasos.

Planes, planes y más planes que llevarían a los cubanos a la felicidad compartida igualitariamente, no ha sido mas que una canción de cuna, al despertar la realidad es una “Gran Estafa” realizada por “La Nueva Clase”, que no ha titubeado en crear un “Archipiélago GULAG”.

Han existido y existen intentos para una “Rebelión en la Granja” que no llega a su culminación, los llamado carecen de resonancia en el interior de la granja, ahora en forma muy llamativa sucede lo contrario en el exterior.

Entre las promesas incumplidas se destacan las referidas a terminar con la discriminación racial, cese de la explotación del hombre por el hombre, desarrollo de una economía que garantice para todas sus necesidades, educación universal gratuita y sistema de salud superior.

La población actual en Cuba es mayoritariamente negra y mestiza, los que son discriminados y marginados, carentes de medios y posibilidades para desarrollarse al no tener familiares en el exterior que les envíen las ayudas,  dependen de las migajas que el régimen les “tira” y obtenidas de los sobrantes que crea la economía dependiente del exterior.

La representación en altos cargos de la dirección del aparato gubernamental es inexistente, permanecen alejados de iguales funciones en las principales instituciones, marginados a responsabilidades y trabajos de cuarto nivel, principalmente en las áreas de los trabajos físicos, deportes, sindicales, represión y defensa.

Al introducir cambios que determinan el desmantelamiento del sistema estatal en las áreas administrativos, servicios y productivo, son los negros y mestizos quienes son mas afectados por las medidas.

Se acrecientan las divisiones sociales y mas dos millones de trabajadores son despedidos sin las prestaciones sociales correspondientes, los sindicatos “libres” socialistas callan, como única alternativa esta la posible incorporación a trabajar en el sector privado controlado por el estado, carente de la legislación que garantice los derechos de la clase empresarial y garantía de los suministros para su desarrollo.

Las fuentes de abastecimiento están determinadas por el nivel de recursos económicos  de los familiares en el exterior y que la población mayoritaria en la isla compuesta por negros y mestizos, no tiene representación.

La tiranía los ha utilizado por décadas con el argumento que en otras sistemas de gobiernos serian discriminados, ahora comprueban que donde son discriminados es bajo el castro comunismo que después de utilizarlos les echa al basurero.

La población cubana, al igual que denuncio Djilas en la “Nueva Clase”, ha sido explota por una nueva clase que implanto la explotación del hombre por el estado, representado por la clase castrista en el poder. Las necesidades cada vez creciente de la población no han sido satisfechas y cada día han resultado más insatisfechas hasta llegar a niveles de pobreza jamás antes existentes en Cuba.

La educación gratuita es una estafa, los trabajadores pagan impuestos, inclusive desde el día en que se sustituyo el sistema de descuentos existentes y se implantaron sueldos fijos, las empresas estatales descuentan a los trabajadores los impuestos (taxes) que consideran, paralelamente los estudiantes fueron llevados a escuelas en el campo donde trabajan en labores agrícolas sin remuneración, el importe o salarios por los trabajos, el estado se apropia de los mismos para cobrar los gastos de los estudios y obtener ganancias.

El sistema de salud presta una asistencia a los ciudadanos cada vez mas deficiente, es reconocido que su nivel cualitativo actual es inferior al de cualquier otro país, la llamada potencia medica creo un “ejercito de médicos y personal de la salud”, que envía a trabajar fuera del país, a cambio de estos recibe pagos de los países que reciben los servicios y que se apropia entregando un mínimo a los “profesionales” que los realizan, es la explotación del trabajador de la salud por el estado.

El importante destacar que los “beneficios” que recibe el estado por todas las actividades y determinada por la explotación que ejerce sobre quienes trabajan, van directamente a garantizar un nivel de vida muy superior al de la media de la población a una mínima fracción que constituyen la alta jerarquía castrista y sus familiares.

El “asilo geriátrico” prepara el relevo para un futuro cercano en que sus descendientes se conviertan en la “nueva clase”  con el poder, los nuevos millonarios y ricos  al estilo de China y Rusia.

El “futuro y esperanzas” para los cubanos de a pie se reducen a la fuerza de  trabajo explotada que genere los medios para la subsistencia de la tirania,  que las divisiones sociales existentes se acrecienten en beneficio de la “nueva clase” identificada con la minoría blanca, en detrimento de negros y mestizos.

Hay preguntas para los que peinan canas y algo más: de que han servido los sacrificios por décadas, aceptar la separación familiar,  que los hijos estudiaran para alcanzar profesiones para un futuro que nunca les llego.

Para que estudiaste si al final solo has sido un instrumento para los intereses de la clase en el poder, es aceptable vivir dependiendo de otros para sobrevivir, que te roben el fruto de tu trabajo para aumentar las arcas de una cúpula de gobernantes vagos y sus familiares, pagar al represor que controla tu vida, el trabajo y el de los tuyos.

Mira a tú alrededor y comprueba que la “nueva clase”, la de los castro-comunistas, disfrutan de todos los bienes y servicios que existen mientras que tú y los tuyos carecen de los mismos.

Es hora de reflexion para los cubanos que residen en el exterior y han comprobado como viven los “explotados capitalistas” que disfrutan de un nivel de vida que jamás podrías alcanzar en la isla,  realidad que es obligación trasmitir a los familiares y amigos de allá.

Quien es el esclavo?, tu que vives en el exterior o el que vive en la isla, quien ha engañado, quienes han mentido y han utilizado a los familiares, quienes…

En el exterior hay residentes de a pie, también quienes han sido enviados a “trabajar” y operan compañías fantasmas para lavar dineros destinados al pago de la tiranía por favores, propagandas, viajes de artistas, abogados, cabilderos, grupos agitadores, ONG, agentes, etc.

Es hora de romper el encierro y pensar en la familia, si viajas a Cuba cuenta tus experiencias, como vives en democracia imperfecta pero la menos mala de todos los sistemas conocidos, no contribuyas a esconder la verdad sino por el contrario, sin exageraciones ni mentiras exprésales la realidad, es la mejor forma de ayudar a que no permanezcan engañados. Es tiempo de que las cadenas impuestas se rompan y puedan ellos tambien vivir en igualdad para todos.

Es hora de terminar con la “Gran estafa cubana”, de ayudar a construir una Cuba sin clases y para todos los cubanos, como la sonó José Martí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Al PAN, PAN Y AL VINO VINO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s