Mariela, perdida en zonas rojas

Padre y madre son el testimonio del amor humano, tierno y universal sentimiento que confiere sentido, estabilidad y trascendencia a la relación, y que tiene como exponente la naturaleza singularísima del amor paternal y maternal, considerado una de las fuerzas que mueven cotidianamente al mundo.

El amor de los padres a los hijos es sin dudas un sentimiento humano insuperable, no sólo por su potencia sino también por su incontaminada pureza. El amor de los padres hacia los hijos es normalmente superior, en intensidad y entrega, al amor de los hijos respecto de sus padres.

Del mismo modo que en el deber o el ideal de todo alumno está implícita la aspiración de superar a su maestro, todo hijo está convocado por ley natural, a superar a su padre, la misión de los padres es, justamente, hacerse superar por sus hijos. Los hijos tienden a copiar el modelo de los padres y al mismo tiempo, a trascenderlo, a ir más allá de lo que ese modelo le propone.

El amor entre padres e hijos no es ni debe ser complacencia ni aceptación de la conducta del otro, este amor es antes que nada, exigencia, es una invitación a la autoexigencia.

No se concibe el amor sin un fuerte estímulo para lograr que el otro crezca en el esfuerzo, en la capacidad de entrega, en la voluntad de ser cada día mejor y sobre todo, en la verdad que emana de la lección del ejemplo.

Mariela Castro Espín, directora del llamado Centro Nacional de Educación Sexual en Cuba es hija de la fallecida Vilma Espín  Guillois y Raúl Castro Ruz, máximos dirigentes y con historiales que no son ejemplos para ningún hijo.

En los primeros años de la vida de Mariela es de suponer que los padres tomaron lugar determinante en su educación, la inocencia de la edad solo alcanza a conocer el lado  dulce e intimo de los padres en la familia, relaciones que van a influir en su vida, se forja el amor a los padres, se recuerdan la ternura de la mano que acaricia la cabecita o el beso en la mejilla, es el tiempo en que se fijan patrones de personalidad para toda la vida.

Mariela con el paso del tiempo tiene que haber conocido el otro lado de la personalidad de sus padres y que le llega por múltiples vías, la curiosidad e inquietud propia unido a sus posibilidades de acceso a la información, le permitieron conocer facetas desconocidas hasta entonces de sus padres, en mas de una oportunidad le habrán tomado por sorpresas las tiene que haber rechazado.

Descubrir que la amorosa madre, esperamos que lo fue Vilma con sus hijos, es responsabilizada por familiares, compañeros de lucha y amigos de Frank País como la  persona que le entrego y propicio su muerte, no es de fácil aceptación.

Conocer que el padre es acusado de hechos como la responsabilidad y participación en la muerte de cientos de personas, es de una fortaleza que mete miedo, es lógico y comprensible que el amor de hija no le permita asimilar y menos aceptar la realidad, seguro es que la curiosidad le llevo a la búsqueda de mas información, descubrir fotos del padre participando directamente en ejecuciones y que para su divulgación tienen que haber sido aprobadas por el propio Raul Castro.

Las manos que le acariciaron la cabecita o las mejillas, son las mismas que en las fotos y videos vendan los ojos a campesinos maniatados antes de ser fusilados,  la voz que susurro un canto infantil o una expresión amorosa es la misma que dio la orden para la ejecución, manos que dispararon el tiro de gracias en la sien de un hombre.

Mariela conoce estas realidades y con ellas tiene que vivir, aunque trate de ignorarlo e inclusive pretenda justificar las acciones, cruel es que no son hechos posterior al 1 de Enero de 1959 y en los que la monstruosidad y participación alcanza niveles superiores.

Fue Frank País, jefe nacional del movimiento 26 de Julio, quien estableció las dudas y responsabilidad de su madre Vilma Espín en carta antes de morir y en conversación con dos de sus mas allegados compañeros de lucha, cuando se dirigían a la casa de su amigo Pujols en Santiago de Cuba.

Frank País destaco que no quería que Vilma Espín conociese el lugar donde se encontraba por las dudas que le generaba, una indiscreción permitió que esta conociera del lugar donde estaba refugiado y  realizo una inoportuna llamada telefónica pese estar advertida de no hacerlo. Esta sospechosa llamada permitió a sus asesinos localizarle y provocar los hechos que determinaron la muerte de Frank País.

Las fotos, circulan en la Internet,  presentan  a Raúl Castro Ruz dirigiendo el fusilamiento de jóvenes maestros agrícolas y campesinos en la Sierra Cristal en el llamado II Frente Oriental Frank País, fueron hechas por integrantes de su escolta y difundidas por ordenes del propio Raúl, en su interés de mostrarse como la mano fuerte que no dudaba en matar cuando lo considerase.

Mariela lo conoce y tiene que haber experimentado encontrados sentimientos, hoy se presenta como la cara comprensiva que puede marcar diferencias, no le creemos por que ella justifica hechos inadmisibles, lo mejor fuese que permaneciera alejada del protagonismo.

En sus comparecencias ataca a opositores pacíficos que no cometen ni remotamente acciones como las de sus padres, arremete contra todos y justifica hechos como los perpetrados en la UMAP, denigra a mujer en referencias que a posterior pretende enmendar.

Mariela se equivoca al tomar partido y se expone a que como dice el refrán: se le canten las 40, se lo busco y merecido lo tiene, comprendemos lo que experimentan los hijos de estos desalmados que no son culpables de las acciones de los padres que los engendraron y trajeron al mundo.

A Mariela es responsable de sus acciones las que siguen el patrón de conducta familiar, por su edad  y conocimientos es una mujer que no actúa por desconocimientos sino todo lo contrario.

Pobre Mariela, cargas las miserias humanas que no te corresponden pero con las que te identificas y también las tuyas, lo has decidido y las consecuencias son tuyas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Al PAN, PAN Y AL VINO VINO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s