Carlos González Vidal

Nació el 23 de agosto de 1938, en una humilde casa del pueblo de San Antonio de Cabezas, en la provincia de Matanzas. Al comprobar la traición que era objeto el puebo cubano con la entrega de la revolución al comunismo internacional, se integra a la lucha por el rescate de los ideales por los que había luchado siempre.

A finales de 1960 ingresó en el Movimiento Revolucionario del Pueblo (M.R.P. ), en la sección obrera, donde participó de la organización de células clandestinas de los obreros del comercio.
El día 13 de abril de 1961, en la ciudad de La Habana, se ejecuta una acción que destruye la tienda por departamentos “El Encanto”, Carlos era empleado de la tienda.

El 17 de abril de 1961 es detenido en una casa en la Playa de Baracoa y conducido al G-2, es salvajemente torturado durante cuatro meses. El 31 de agosto de 1961 la Oficina Jurídica del Departamento de Seguridad del Estado levanta el acta Instructiva de Cargos numero 3753, son acusandos varios jóvenes de realizar la acción de la tienda El Encanto, Carlos es uno de los principales acusados, todos son enviados a la prisión de La Cabaña.

En el juicio, Carlos asume la plena y total responsabilidad de los hechos, accion con lo que logra la anulación de la pena de muerte para dos compañeros de trabajo y de causa.

Antes de morir en la celda de los condenados a muerte de la prisión de La Cabaña escribe la carta despedida a sus seres queridos.

En estos momentos siento grandes deseos de verlos y abrazarlos y decirles lo mucho que los quiero. Estas líneas quizás sean las últimas que pueda hacerles, pues espero ir a juicio mañana y yo sé que seré condenado a muerte.

Yo les pido que sepan perdonarme este sufrimiento que les daré, pero Dios y la Patria así lo han querido y esto es mayor que todo el dolor que la muerte pueda ocasionar. Papá tu sabrás comprender lo que quiero decir, pues cuando se lucha con la razón de nuestra parte no importa la muerte si con ella se sirve a la Patria.

Yo sé que voy a morir y no tengo miedo, pues sé que Dios me recibirá en sus brazos porque yo he luchado por una causa justa y si dos vidas tuviera igual las ofrecería por defender a mi Patria, de estos asesinos, de estos cobardes y traidores.

Mamá, perdóname por este sufrimiento que te he ocasionado, yo sé que Dios te dará el consuelo necesario. Mamá quiero que el juego de cubiertos se lo guarden a la niña para cuando sea mayor y le digas que se lo regaló su padrino que la quiero mucho. Mamá yo sé que mis hermanos sabrán consolarte porque ellos son buenos. Bueno, queridos padres, les digo adiós con todo el cariño que siempre les tuve, Carlos.

Hermanos mios: Háganse dignos del cariño de nuestros padres que tanto nos quieren y se han sacrificado tanto por nosotros.
Los quiere mucho, su hermano Carlos.

Tenia apenas 23 años de edad, cuando fue llevado ante el paredón de la Fortaleza de la Cabaña, la ejecución se realizó en la madrugada del día veinte de septiembre de 1961.

Sus últimas palabras ante sus verdugos fueron: Viva Cuba Libre ! Viva Cristo Rey !

Anuncios
Esta entrada fue publicada en NUESTRA HISTORIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s