Un León menos

Ha muerto monseñor Pedro Meurice Estíu, llamado el León de Oriente, forma en que se resume su personalidad y obliga a buscar la motivación  para ello, coincidentemente encontramos que a Monseñor José Siro González Bacallao, antiguo Obispo de la provincia mas occidental de Cuba, se le ha llamado el León de Pinar del Rio.

Monseñor Meurice el día 18 de febrero 2007, al terminar la Eucaristía que ponía fin a su etapa al frente de la arquidiócesis de Santiago de Cuba, concluyó sus palabras expresando:

Estoy tan emocionado que debo terminar ya, no quiero llorar, ni quiero que otros lloren. Quiero en el día de mi jubilación, júbilo y alegría. ME VOY, PERO NO ME VOY DE CUBA, ESTOY SEMBRADO AQUÍ GRACIAS A DIOS, PORQUE AQUÍ NACÍ EN EL PUEBLO MÁS HERMOSO DE CUBA QUE SE LLAMA SAN LUÍS, Y NO ME VOY DE AQUÍ, NI AUNQUE ME ARRANQUEN”

Hermosas palabras que obligan a buscar por que se les llama Leones a dos “viejos” Obispos cubanos retirados, la respuesta esta determinada por la forma en que ambos actuaron al frente de sus respectivas diócesis y que contrastan significativamente con las de otros Obispos cubanos, los llamados Leones, cumplieron sus funciones como en otrora lo hicieron la mayoría de los Obispos cubanos, entre otros Eduardo Boza Masvidal y Evelio Díaz Cia, por citar dos.

Los obispos de la iglesia católica deben cumplir el mandato que Jesús Cristo mismo instituyo: velar por el rebano de fieles y no fieles que están a su cuidado, un “trabajo” que puede acarrear problemas al Pastor u Obispo.

Jesús les da autoridad para presidir la Iglesia, diciendo: “Les aseguro que todo lo que aten en la tierra quedara atado en el cielo, y todo lo que desaten en la tierra quedara desatado en el cielo” (Mt 18,18) Dar el poder de atar y desatar es signa de autoridad.

 Después de preparar y formar a los Apóstoles, los envió a predicar su Evangelio al mundo (Mt 28, 16-20; Mc l6, 15; Le 24, 45-­48; In 20, 21-23), y para que de ese modo dilataran su Iglesia, la apacentaran, le sirvieran, bajo la dirección del mismo Señor Jesús, que estaría con ellos “… todos los días, hasta la consumación de los siglos” (Mt 28,20

En Mateo 10:16 “yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas”; 10:17 “Y guardaos de los hombres, porque os entregarán a los concilios, y en sus sinagogas os azotarán”; 10:18 “Y aun ante gobernadores y reyes seréis llevados por causa de mí, para testimonio a ellos y a los gentiles”; 10:19 “Más cuando os entreguen, no os preocupéis por cómo o qué hablaréis; porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar”; 10:20 “Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros”; 10:21 “El hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y los hijos se levantarán contra los padres, y los harán morir”;1 0:22 “Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo”

En Mateo 10:34 enfatiza: “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada”; 10:35 “Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra”; 10:36 “Y los enemigos del hombre serán los de su casa”.

Los Obispos tienen una responsabilidad que cumplir y traer consecuencias, lo incompatible con sus obligaciones es permanecer ajenos , cargando el miedo, evitar ser aborrecidos o muertos por no defender la misión a realizar.

Los obispos y sacerdotes cubanos, unos pocos en realidad, estuvieron por décadas solos, ante los ataque de un régimen comunista ateo que aposto por la destrucción de la iglesia católica y la fe cristiana, se recuerdan la expulsión masiva de religiosos el 17 de Septiembre de 1961, la muerte y prisión de sacerdotes, la cárcel para religiosas, campos de concentración para seminaristas, laicos y creyentes, total brutalidad ejercida por un régimen terrorista de estado.

En años recientes llega una corriente nueva de clérigos con una forma de accion diferente a los predecesores, determinar quienes actúan en consecuencias con sus obligaciones y misión, puede resultar difícil, basta conocer que Jesús evangelizo, para concluir sin titubeos que el “rol” es el de los “Leones”.

La publicación de revistas como Vitral y otras, que tantas ronchas provocan al régimen por el mensaje de amor, conciliación pero a la vez en defensa de los valores y derechos que todo humano tiene, determino ante los peligros y enfrentamientos que se pueden crear, que el sector mas cobarde y menos comprometido con su Fe, buscase suavizar las tensiones, para lograr la “calma’ era necesario silenciar el rugido de los viejos Leones.

Nada mas apropiado para logralo que el forzoso “retiro” por la edad, impensable entre 1962 a 1990 en que poco mas de un centenar de sacerdotes, tenían la difícil misión de dar atención a todo el territorio de la isla, con mínimas condiciones y grandes limitaciones.

Llegan aires nuevos y un cambio de rumbo, la idea es buscar espacios sin importar el precio a pagar, posición contraria a las enseñanzas de Jesús y que un día tendrán que responder ante Dios.

Cuba tiene hoy un León menos pero un intercesor mas, la ley de la vida  determina que esta ecuación se repetirá, es lamentable que las gacelas se hayan reproducido mas que los leones, solo quedan de aquel selecto de pastores comprometidos en sus misiones, unos pocos Leones viejos y un mínimo de cachorros.

Oremos por que Monseñor Meurice, en el cielo junto a Dios y conocedor de las necesidades del pueblo cubano, interceda ante Jesús Cristo nuestro Señor para que sean perdonados nuestros errores.

Oremos por que el pueblo de Cuba obtenga los derechos y libertades que por mas cinco décadas le han sido arrebatas por una cruel tiranía.

Oramos por que Dios ilumine a las gacelas en su labor diaria y actúen como fieros Leones en defensa de los rebaños.

Oramos por las ovejas descarriadas para que sean rescatadas

Oramos por Cuba que sufre.

Oramos por el alma de Monseñor Meurice para que Dios nuestro, le acoja y permanezca siempre junto a El.

Un León que se nos fue, un intercesor que ganamos, Amen

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Al PAN, PAN Y AL VINO VINO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s