Remolcador “13 de MARZO”

 El día 13 de julio de 1994, hace 17 años,  a las 3:00 a.m. aproximadamente, 68 cubanos intentaban salir de la isla con dirección a los Estados Unidos utilizando un viejo remolcador recién  reparado, el “13 de Marzo”, al mando de su patrón Fidencio Ramel Prieto, jefe de operaciones del puerto de La Habana y secretario del Partido Comunista de Cuba en aquel lugar, la embarcación pertenecía a la Empresa de Servicios Marítimos del Ministerio de Transportes.

Según testigos que sobrevivieron al naufragio, apenas zarpó el remolcador “13 de Marzo” del puerto cubano, comenzaron a ser perseguidos por dos barcos, el  Polargo 2 y Polargo3, pertenecientes a la misma empresa estatal. Pasados 45 minutos del viaje y a siete millas de distancia de las costas cubanas,  en un lugar conocido como “La Poceta” trataron infructuosamente de acorralar al remolcador e impedir la fuga.

Otra embarcación, el Polargo 5, también perteneciente a la mencionada empresa se sumó a la persecución, todas iban equipadas con tanques y cañones de agua a presión.

 La embarcación “Polargo 2” bloqueó por delante al viejo remolcador “13 de Marzo”, mientras el  “Polargo 3” la embistió por detrás, partiéndole la popa, de inmediato se ubican en ambos laterales las embarcaciones “Polargo 3” y “Polargo 5”, iniciando de inmediato el lanzamiento de agua a presión a las personas que se encontraban en la cubierta. Hay que destacar que la presión de los chorros de agua son de 1500 Kg. f por pulg. cuadrada, utilizaban el agua salada extraída del mismo mar lo que les garantizaba un flujo constante de agua.

 El clamor, gritos y llantos de las mujeres y niños que se encontraban a bordo en la cubierta del remolcador “13 de marzo” constantemente barrida por la fuerza de los chorros de agua, no impidió que cesara el ataque, pasado unos minutos la embarcación se hundió en las aguas del mar frente a la bahía del puerto de la Habana.

Como resultado de la brutal agresión y el hundimiento 37 personas perdieron la vida, la mayoría de ellas en el naufragio debido a que se vieron obligadas a refugiarse en el cuarto de máquinas por la alta presión de los chorros de agua que lanzaban sobre la cubierta.

 Lanchas guardafronteras que se encontraban en la escena, un poco alejados contemplando el genocidio y dando las ordenes a los barcos agresores.

Los sobrevivientes afirman que están vivos por un milagro, pues en el instante en que estaban a punto de morir, aparece un barco griego por las cercanías que las detecta provocando que las lanchas guardafronteras decidan finalmente prestar socorro.

 La manera en que se realiza el ataque y los chorros de agua utilizados, permiten establecer que el plan consistía en no dejar testigos, como en acciones similares había ocurrido. La presencia del barco griego obliga a un cambio y con este 31 personas salvan sus vidas.

Los sobrevivientes afirman que los tripulantes de los tres barcos estatales: Polargo 2, 3, 5, en ningún momento prestaron auxilio a las víctimas, simplemente regresaron a sus espigones vacíos.

Los sobrevivientes rescatados fueron trasladados al puesto de guardafronteras de Jaimanitas, al oeste de La Habana,  de allí al Centro de Detención de la Seguridad del Estado de Villa Marista. Las mujeres y los niños fueron liberados,  los hombres permanecieron detenidos.

Familiares de las víctimas que perecieron ahogadas pidieron reiteradamente a las  autoridades cubanas que permitiese rescatar los cuerpos que se encontraban en el fondo del mar. La respuesta oficial fue que no contaban con buzos especializados para rescatar los cadáveres, no solicitaron o aceptaron ayudas que les ofrecian desde diferentes sitios, instituciones y paises con capacidad para ello.

Las autoridades cubanas han expresado que no contaban con medios de izar para sacar a flote la embarcación y rescatar los muertos. Un perito al servicio del gobierno comunista expreso a Jorge García Mas, sobreviviente del hundimiento, que el remolcador 13 de Marzo estaba hundido a 3,5 Km. de profundidad, las Cartas Náuticas de la zona indican que la máxima profundidad del área es de 800 metros.

El gobierno de Cuba poseía y posee, medios capaces de extraer los restos de 13 de marzo, como son las grúas Pablo Sandoval y la Mágnum XII, con capacidad de izar pesos muy superiores a los del remolcador hundido y desde mas de 1100 metros de profundidad

 Jorge García Mas, conocedor de los sistemas de navegación y operación de la empresa de Servicios Marítimos, cuestiono el por qué no le entregaron el cadáver de su nieto ahogado en la superficie, o el cadáver de Fidencio Ramel impactado por un chorro de agua y que se ahoga en la superficie, o el  cadáver de Rosa M. Alcalde, que floto y sirvió de sostén a muchos sobrevivientes que imaginaron que era una balsa porque flotaba.

Después de 17 años permanece en el olvido el crimen, 10 niños, 18 adolescentes y 9 adultos, desde el fondo del mar exigen justicia, los asesinos caminan impunemente por las calles de la Habana,  quienes autorizaron y dieron la orden, vistan y comparten con dignatarios de america latina, UE y de todos sitios.

 Es hora de que los autores materiales e intelectuales se han presentados ante la justicia, un crimen que compete al tribunal que juzga las violaciones a los derechos humanos en la Corte Internacional de la Haya.

Las llamadas organizaciones que luchan en defensa de los derechos humanos y constantemente reclaman justicia en diferentes países, permanecen silenciosas, al igual que la OEA, la ONU, los gobiernos de ibero América , del llamado ALBA o la UE, no menos la jerarquía de la iglesia católica cubana y de otras denominaciones, todos permanecen en silencio, mientras comparten abrazos, sonrisas y mimos con los asesinos comunistas del régimen de Cuba.

Llegara el dia en que los cubanos dignos tomen el control del gobierno, no dudamos en afirmar que entonces asistiremos al desfile de estos mismos personajes en sus denuncias a los hechos que por décadas han pretendido ignorar, no somos revanchistas como usualmente se nos pretende calificar, somos tan humanos como otros, que ignorados reclamamos igualdad de acción.

 Las victimas del “remolcador 13 de marzo” nos señalan el camino de lucha a los cubanos por la democracia, a la vez que denuncian a los asesinos y sus cómplices en todos sitios.

 Cuba será libre y todos los asesinos llevados ante la justicia, es el compromiso con los muertos, es prohibido olvidar por que hechos semejantes no pueden volver a ocurrir nunca más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Al PAN, PAN Y AL VINO VINO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s